##plugins.themes.bootstrap3.article.main##

O.A. Valdés-Rodríguez

Resumen

Objetivo: Conocer las características socioeconómicas y las prácticas agronómicas de los productores mexicanos de Moringa oleifera Lam.


Diseño/metodología/aproximación: Se localizaron y entrevistaron productores de seis estados mexicanos (Yucatán, Chiapas, Oaxaca, Veracruz, Michoacán y Sinaloa).


Resultados: Se encontró que su edad promedio es de 41 años y que el 75% son varones. El 100% de los encuestados tienen nivel de licenciatura y el 47% han realizado estudios de postgrado. La superficie promedio en la que se cultiva la moringa es de 12.3 ha. Todas las plantaciones se establecieron después del 2005 y las plantas se propagaron mediante semillas adquiridas en México en un 77%, mientras que el 13% fueron importadas de la India. Las razones principales para establecer sus plantaciones fueron las aplicaciones para la salud y nutrición familiar, seguido por el potencial forrajero en la ganadería y finalmente como una alternativa productiva. Todos los cultivos de moringa se asociaron con otros cultivos agrícolas, tales como maíz, frijol, especies forestales y frutales. Todos los productores consumen su Moringa; el 83% la vende para consumo humano, mientras que el 20% de los productores la vende y/o la destina para alimentación de ganado. Todos los productores comercializan la hoja y solo el 27% comercializa la semilla. El 97% de los productores utiliza abonos orgánicos y prácticas agroecológicas.


Limitaciones del estudio/implicaciones: Los productores se negaron a proveer información sobre sus ingresos por razones de seguridad; sin embargo, los resultados indican que la moringa representa una buena fuente de diversificación alimentaria y productiva para los productores mexicanos.


Hallazgos/conclusiones: El cultivo de moringa en México es una actividad reciente, de bajo impacto ambiental y cuyos productores poseen un alto nivel educativo.

##plugins.themes.bootstrap3.article.details##

Sección
Artículos