##plugins.themes.bootstrap3.article.main##

J. Jiménez-Guzmán

Resumen

Objetivo: examinar como el consumo de leche puede favorecer al sobrepeso y obesidad cuando se consume con saborizantes; por otro lado, se examinó el efecto de consumir leche sin saborizantes sobre las enfermedades metabólicas.


Diseño/metodología/aproximación: el presente trabajo consistió en realizar una búsqueda de artículos científicos en SCOPUS y ScienceDirect con las palabras clave leche, obesidad, ácidos grasos, péptidos.


Resultados: de los ácidos grasos de la leche, el ácido linoléico tiene un efecto sobre la composición de grasa corporal y de este, el isómero t10, c12 ha sido identificado como el responsable de la disminución de la grasa corporal y que los mecanismos por los cuales el isómero t10, c12 afecta la grasa corporal incluyen la reducción de la acumulación de lípidos por los adipocitos.


Limitaciones del estudio/implicaciones: en estudios realizados previamente, la dosis más alta proporcionada en un ensayo en humanos hasta la fecha es de 6.8 g/d (50:50 mezcla de los isómeros t10, c12 y c9, t11) y se mencionó que no hay datos suficientes en humanos para determinar si dosis más altas producirán más pérdida de peso.


Hallazgos/conclusiones: la leche de oveja y de búfala presentaron mayor contenido del isómero t10, c12 y se encontró una modesta reducción de la pérdida de grasa de aproximadamente 0.09 kg por semana. Las proteínas de la leche también juegan un papel importante contra enfermedades metabólicas. En este tenor, la leche de camello tiene péptidos con propiedades antidiabéticas y antiobesidad.

##plugins.themes.bootstrap3.article.details##

Sección
Artículos