##plugins.themes.bootstrap3.article.main##

E. Morales-Almaráz

Resumen

Objetivo: Realizar una revisión sobre el efecto del tipo de alimentación sobre la composición de ácidos grasos en leche de vaca.


Diseño/metodología/aproximación: El presente trabajo consistió en realizar una búsqueda de artículos científicos en SCOPUS y ScienceDirect con las palabras clave ácidos grasos, poliinsaturados, origen, alimentación, aceites, grasas.


Resultados: La leche de vaca contiene ácidos grasos insaturados benéficos para el consumidor. El ácido ruménico (CLA, C18:2 c9t11), ha sido identificado como un ácido graso capaz de reducir la carcinogénesis, prevenir la aterosclerosis y la diabetes. Los productos alimenticios provenientes de los rumiantes son naturalmente ricos en CLA. La manipulación de la dieta del animal ha sido el foco para modificar el perfil de ácidos grasos e incrementar el contenido de C18:2 c9t11 en leche.


Limitaciones del estudio/implicaciones: La grasa en leche típicamente contiene una alta proporción de ácidos grasos saturados (70-75%), monoinsaturados (20-25%) y cantidades pequeñas de ácidos grasos poliinsaturados (5%); menos de 40% de los ácidos grasos saturados son considerados poco saludables; no obstante, las enfermedades cardiovasculares podrían ser reducidas por el consumo de ácidos grasos deseables en los productos de rumiantes.


Hallazgos/conclusiones: El metabolismo de los lípidos en la dieta del rumiante juega un importante papel. Todas las fuentes de variación que influyan en la concentración de lípidos de la planta y de la dieta, influirán en el aporte del sustrato para el rumen y en su proceso de hidrogenación, y por tanto el perfil lipídico de la leche.

##plugins.themes.bootstrap3.article.details##

Sección
Artículos